Elaboración del pastel de carne


Representante olvidado en la historia de la gastronomía Española, se ha conservado excepcionalmente en las fronteras de nuestra región. De él se ha dicho de todo pero José Maria Tornel fué quien rotundamente lo calificó como “regalo para gente rica y un apaño para la pobre“, resaltando así la versatilidad de este singular producto. Esta versatilidad se explica porque, además de ser un alimento equilibrado en proteínas e hidratos de carbono, sirve tanto para “un roto como para un descosido“. De igual forma lo podíamos ver en una gran mesa engalanada que en el zurrón de un mendigo.
Por esto, terminó imponiéndose en un gran abanico de la población de nuestra región y desde el siglo XVII, en toda la Huerta de Murcia se ha venido degustando como el almuerzo, la merienda, o la cena perfecta. Aún así estamos ante un bocado que habría de separarse del concepto ampliamente difundido de comida rápida. Esto es así porque el esfuerzo que requiere la elaboración del pastel de carne difiere mucho de la comida rápida atendiendo a un criterio de la laboriosidad. La comida rápida se definiría por la rapidez en su elaboración, muy al contrario de lo que sucede en el caso del pastel de carne, que ha desarrollarse en cuatro pasos.

  • Hacer la cazuela de masa, levantándola a mano, o desde hace poco tiempo con moldes, para poder responder así a la demanda.
  • Rellenarla de carne picada bien salpimentada y diluida en agua para luego agregarle los trozos de huevo y carne previamente cocido. A todo esto le acompaña el chorizo y los sesos como opción última.
  • Taparlo con nuestro característico hojaldre en espiral.
  • Hornear el pastel a 200º y en unos 35 minutos listo para dar cuenta de él.

El hojaldre con el que se tapa es lo que daría al pastel de carne ese claro tinte artesanal que queremos resaltar. Esa meticulosidad, ese oficio bien aprendido y esa laboriosidad es la que nos diferenciaría del resto de plato rápido, porque recuerde, el concepto de fast food o comida rápida se define por la rapidez en su elaboración y no en su consumo ,desmarcándonos así de ese producto.

¿y como se elaboraría este hojaldre?

Este hojaldre en espiral, único en España, se haría a partir de una pella de harina fuerte de trigo que se laminaría, extendiéndole manteca de cerdo.

Tras aplicarle manteca a la lámina se enrollaría como un brazo de gitano para posteriormente meterla en frío; cuando está duro se alarga para más tarde cortarlo en rodajas y deshojarla con las manos empapadas en manteca, para no romper la masa.

FacebookLinkedInEmailPrintShare

Tags: ,

Comments are closed.